Cuando mi perro es adulto, su piel y pelaje lucen distintos

Cuando mi perro es adulto, su piel y pelaje lucen distintos.jpg

La piel es el órgano más extenso que tenemos los seres vivos. Sirve de primera barrera para protegernos del entorno. En los perros, la epidermis es flexible y cubierta de pelo. Sirve para protegerlos del clima, parásitos, bacterias y sustancias dañinas.

 

Dicho esto, es importante recordar la importancia de mantener sana, cuidada y sedosa la piel de nuestras mascotas en todo momento.

 

La piel del perro: de cachorro a adulto

 

¿Has notado que cuando son cachorros, los perros son más similares entre una raza y otra? Al igual que todo su organismo, la piel de un cachorro aún está en desarrollo y le falta tiempo para completar su crecimiento que, junto a los demás órganos y sistemas del cuerpo, puede sufrir modificaciones para ir adaptándose a la fisionomía de un perro adulto.

 

Muchas personas consideran que a los perros se les puede levantar sosteniéndolos por la piel de la zona de la nuca tal cual lo hace su madre cuando son recién nacidos, pero esto es falso ya que sí les causa dolor. Cuando son cachorros poseen cierta flexibilidad en la piel además de poco peso, pero al crecer también su organismo completo lo hace, haciendo que los tejidos de la piel se adhieran a las partes correspondientes de cada zona del cuerpo perdiendo tal flexibilidad y aumentando la tensión si es que su piel se estira, o como en el caso de este ejemplo, provocando dolor al jalar de la piel de su cuello.

 

La piel: un órgano complejo

 

La piel de los perros está conformada por tres capas:

  1. Epidermis: es la más dura y superficial. Está cubierta de pelaje.
  2. Dermis: es la más importante porque en ella están los vasos sanguíneos y linfáticos, los nervios, glándulas sebáceas y folículos pilosos.
  3. Hipodermis: es la más interna y suele estar compuesta por tejido graso.

 

¿Cómo podemos mantener sana la piel de nuestros perros?

 

Primero, debes conocer las características del pelaje y piel de tu perro de acuerdo con su raza, ya que de esto dependerá su cuidado. Ten en cuenta que todo pelaje debe ser brillante, fuerte, resistente y sin caspa. Aunado a esto, deberás tomar algunos cuidados que serán esenciales para la salud de tu perro.

 

Desparasítalo de manera regular según las indicaciones de su veterinario, ya que eso lo mantendrá libre de infestaciones como pulgas y garrapatas. Recuerda que ambas pueden ser las peores enemigas de la piel de tu perro.

 

También debes tomar en cuenta cepillarlo de acuerdo con su pelaje:

  • Corto: 3 veces por semana.
  • Largo: cepíllalo diario.

 

Un buen baño, una buena piel

 

Báñalos con productos especiales para perros. De preferencia con pocos químicos y no irritantes. Antes de tomar una decisión sobre el mejor champú, consúltalo con tu veterinario.

 

Cuando termines de bañarlo, asegúrate de retirar por completo el champú del cuerpo de tu mascota ya que, si quedan residuos en la piel, eso le podrá generar irritaciones.

 

Algo muy importante de la salud de la piel de tu perro dependerá en gran medida de la calidad de su alimentación. Bríndale alimento que contenga concentrados a base de proteínas de calidad, ácidos grasos esenciales y antioxidantes.

 

Siguiendo estas recomendaciones ten por seguro que la piel de tu mascota estará saludable, brillante y sedosa.