¿Cómo entrenar a tu perro adulto mayor?

Purina® ¿Cómo entrenar a tu perro adulto mayor?

El adiestramiento de perros adultos y adultos mayores permite fortalecer el vínculo entre ambos, divertirse y ayuda a tu perro a mantenerse en forma física y mental. Y una vez que haya aprendido lo básico, te sorprenderá qué más puedes enseñarle.

 

¿Cómo entrenar a tu perro adulto mayor?

Para comenzar a entrenar a tu perro adulto mayor, te recomendamos a unirte a un club de entrenamiento basado en recompensas para poder elegir entre su variedad de cursos de entrenamiento, el más adecuado para tu mascota.

 

Otra buena opción es un curso semanal, estableciendo un horario regular permitirá que perfecciones tus habilidades como entrenador y guía permitiendo que tu perro practique sus habilidades de concentración. ¡Las clases e proporcionan estructura, mientras que practicar los ejercicios en casa también te ayudará a mantener su mente estimulada.

 

Dependiendo de los objetivos que tengas en mente y las habilidades de tu perro puedes establecer de la mano de un profesional el mejor flujo de entrenamiento para ambos, así como recurrir a libros para poder complementar el entrenamiento.

 

Te sorprenderá saber que puedes enseñarle nuevos trucos a un senior, de hecho, entrenarlos es muy parecido a hacerlo con perros adultos. Los desafíos son importantes para mantener a los perros activos a cualquier edad, y aprender cosas nuevas es vital para mantener una buena función cognitiva.

 

Consideraciones especiales para entrenar a tu perro adulto mayor

Es necesario que al practicar entrenamiento basado en recompensas, te asegures de que el premio o recompensa está incluida en la porción de alimentos sugerida diariamente para evitar sobrealimentarlo. Es especialmente importante tomarlo en cuenta debido a que su metabolismo es más lento y son propensos a subir de peso, además de que también pueden causarles padecimientos dentales. La cantidad y frecuencia de snacks permitidos depende del tipo que elijas. Limita las galletas y snacks a no más del 15% de la ingesta diaria de tu perro o del 10% si le das premios más pequeños a base de carne.

 

Considera su salud para que al entrenarlo no se lastime. No lo canses en exceso, procura que el periodo de entrenamiento sea corto pero divertido y siempre aconséjate y guíate de la mano de los expertos.