Verrugas en perros ¿Qué hacer si mi perro tiene una?

¿Qué puedo hacer si mi perro tiene una verruga?

Más allá de un aspecto considerado como desagradable para algunas personas, la aparición de verrugas en la piel de los perros puede ser una señal considerable para tomar acción, pues en el peor de los casos puede tratarse de la presencia de un tumor cancerígeno. Generalmente no suelen ser graves, pero, de cualquier modo, es conveniente iniciar un tratamiento para este tipo de protuberancias, mismo que debe ser indicado por el veterinario.

¿Cómo se generan las verrugas en los perros?

El virus del papiloma canino es el causante del surgimiento de las verrugas en el cuerpo de los perros, y mencionamos al organismo porque, si bien, la mayoría de las veces pueden detectarse a simple vista sobre la piel de tu mascota, las verrugas también pueden ser imperceptibles. Además de poder encontrarse en diferentes partes del cuerpo, existen diferentes tipos de papilomas caninos, por lo que su detección debe ser analizada por el veterinario.

Un perro puede adquirir el virus por contacto con otro perro contagiado, es más alta la probabilidad si existe una herida de la piel. Del mismo modo, el virus puede mantenerse vivo durante semanas en el medio ambiente, así que también existe la posibilidad de contagio por medio de superficies o espacios donde el perro contagiada haya estado presente. Cabe señalar que el papiloma canino no se propaga en otros animales o personas.

Resulta muy difícil detectar el foco de infección, debido a que las verrugas pueden tardar hasta dos meses en desarrollarse después del contagio.

¿Cómo detectar verrugas en perros?

Aunque en cualquier perro pueden aparecer verrugas, suelen presentarse mayormente en los jóvenes, pues estos son los que más actividad realizan en exteriores y tienen más contacto con otros perros.

Los síntomas son muy claros mientras las verrugas sean visibles, de lo contrario, pueden encontrarse en diferentes zonas del cuerpo del perro sin notarse tan fácilmente como: dentro y alrededor del hocico, alrededor de los ojos o entre los dedos de los pies; si es el caso de alguno de estos, los perros pueden identificarse con los siguientes síntomas o problemas de salud, dependiendo de su ubicación, tamaño y nivel de afectación:

  • Verrugas en los ojos: parpadeo constante, molestia, dolor, conjuntivitis, afectación de la agudeza visual.
  • Verrugas en el hocico: molestia, dolor, úlceras, mal aliento, exceso de salivación, dificultad para tragar o respirar, hemorragias.
  • Verrugas en las patas: molestia, dolor, incapacidad para moverse.

También puede ocurrir que las verrugas sangren o se infecten con bacterias, agravando el problema.

Conoce más sobre padecimientos similares con la siguiente nota: Problemas y enfermedades de la piel en perros.

Enfermedades de piel en perros

¿Cómo tratar las verrugas en perros?

Si se trata de un caso leve, las verrugas generalmente se eliminan por sí solas a medida que el organismo del perro desarrolla inmunidad contra el virus, esto sucede en el transcurso de algunos meses; cabe señalar que existen varios tipos de verrugas y, aunque un perro puede generar inmunidad a un tipo de papiloma al haber estado infectado, esto no garantiza inmunidad frente al resto de virus que causan las verrugas.

Cuando desafortunadamente la presencia de verrugas es imperceptible o se trata de un caso grave con mucha presencia de papilomas, es muy probable que el veterinario indique iniciar con un tratamiento mediante la aplicación del medicamento.

A consideración del veterinario, también se puede recurrir a la extirpación quirúrgica, ya sea por medio de bisturí, láser o criocirugía.

Son menores los casos de verrugas que pueden convertirse en tumores cancerígenos, pero, aunque sean bajas las probabilidades, es adecuado identificar la presencia del papiloma para tratar a tiempo y descartar o evitar que sea un caso de esta índole.

Es complicado reconocer un foco de infección para evitar que tu mascota se exponga, pero hay ciertas medidas que puedas tomar para tratar de mantener sano a tu perro, por ejemplo, si se encuentra enfermo y con defensas bajas o incluso con heridas en la piel, evita que tenga contacto con otros perros. Del mismo modo si tu perro llegara a tener verrugas en su piel, un acto de responsabilidad es apartarlo de otros perros y espacios comunes para evitar propagar el contagio.

En Purina® creemos que cuando las mascotas y las personas se unen la vida es mejor. Recuerda que la observación en el comportamiento y apariencia de tu perro es la clave para detectar a tiempo cualquier padecimiento posible y actuar a tiempo a favor de la salud de tu querida mascota.