¿Qué hacer cuando los ladridos de perro aumentan en casa?

Ladridos de perros

El ladrido es algo común en los perros, lo utilizan como forma de expresión para comunicarse tanto con otros perros como con sus dueños y otras personas. Pero cuando los ladridos se presentan como algo más allá de lo habitual, hay que poner atención a su entorno y tratar de ayudarlos, porque eso significa que no la están pasando bien y hay algo más que nos quieren decir.

Los perros, al igual que los humanos, buscan tener orden en sus vidas y se sienten cómodos con las rutinas, pero cuando su estilo de vida se ve interrumpido, tienden a sentir miedo, estrés o ansiedad, lo que hace que su carácter cambie y lo expresen por medio de ladridos excesivos o incluso llorando, cuando antes podían no hacerlo. Esta situación también puede contagiar a otros perros en la zona y, posiblemente, despertar molestias en los vecinos; así que mantente atento para evitar que esto pase. A continuación, algunos consejos para lograrlo.

¿CÓMO PUEDO EVITAR LOS LADRIDOS DE MI PERRO SI SON EXCESIVOS?

Lo primero es observar a tu mascota e identificar lo más preciso posible el origen de este cambio en su comportamiento. Además de lo antes mencionado, si tu perro te ladra mucho también puede ser que esté pidiendo más comida, agua, juego, atención o compañía.

Te compartimos seis tips que te pueden ayudar a minimizar los ladridos de tu perro si consideras que están siendo excesivos:

  1. La primera y más importante acción como dueño es no responder de manera agresiva a sus ladridos, ya que esto sólo hará que tu perro aumente su actitud negativa. Al contrario, trata de entenderlo y ayudarlo a superar su malestar. Dale indicaciones firmes para que sepa que ladrar tanto no está bien.
  2. Tampoco es conveniente que lo acaricies si usa sus ladridos por miedo, porque puedes transmitirle que está actuando de forma correcta y seguirá recurriendo a estos para que acudas siempre a su auxilio.
  3. Si la rutina en casa ha cambiado, es importante sumar a tu mascota al proceso de adaptación. Los perros aprenden rápido si se les acompaña adecuadamente durante cada nuevo cambio. Descubre cómo hacer una nueva rutina con él.
  4. Proporciónale actividades o juguetes que lo ayuden a disminuir su ansiedad y comparte experiencias con él. Mantenerlo activo física y mentalmente es una excelente terapia para liberar su ansiedad y hacer que descargue toda su energía, olvidándose de los ladridos.
  5. Cuando observes que algún elemento o situación le provoca temor, intenta distraerlo con algo que le guste mucho (por ejemplo, con un snack) hasta que se tranquilice.
  6. Los perros son animales que se han adaptado muy bien a los humanos, tanto, que son capaces de comprender y hasta entrar en sintonía con nuestros sentimientos. Así que, si en casa hay preocupación o molestia, tu mascota podrá sentirlo y probablemente repetirlo. Haz lo posible por mantener un ambiente sano en tu hogar.  

Finalmente recuerda que los animales pueden tener inquietudes o sentimientos que no siempre lograremos interpretar y que algunas veces sus reacciones tampoco serán fáciles de controlar. En el caso de que tu perro no responda a ninguna de estas pautas y sus ladridos sigan siendo excesivos, te recomendamos que recurras a un veterinario especializado en comportamientos caninos (etólogo) para que pueda ayudarte a encontrar la mejor solución.

En Purina® creemos que cuando las mascotas y las personas se unen la vida es mejor y en momentos de estrés, contar con un apoyo entre dueños y perros puede ser clave para recuperar la tranquilidad.