¿Cómo limpiarle las orejas a un perro?

Purina Cómo Limpiarle las orejas a un perro

Limpiar las orejas de tu perro es increíblemente fácil de hacer y se puede hacer en casa (siempre que tú y tu perro estén cómodos). Si nunca lo has hecho antes, puede que te preguntes por dónde empezar, por eso hemos preparado esta práctica guía para decirte cómo limpiarle las orejas a un perro.

 

¿Con qué frecuencia debo limpiarle las orejas a un perro?

Las razas de orejas caídas, como Cocker Spaniels y Basset Hounds, requerirán una limpieza más regular de los oídos, ya que pueden ser más propensas a las infecciones del oído. Esto se debe a que las orejas caídas más largas permiten menos flujo de aire y los desechos y la humedad pueden quedar atrapados fácilmente en el canal auditivo, lo que puede provocar una infección por hongos.

Los perros a los que les gusta nadar también requerirán una limpieza regular de los oídos, ya que la humedad adicional puede predisponerlos a infecciones del oído.

 

¿Cómo limpiarle las orejas a un perro?

Es ideal si empiezas a manipular o limpiar sus orejas cuando son cachorros, ya que es mucho más probable que estén de acuerdo con la limpieza de las orejas cuando sean mayores.

Comienza tocando suavemente sus orejas y acariciándolas para evaluar cómo reaccionará tu perro. Si parece que no le gusta que le toquen las orejas, ¡no lo obligues! Nunca trates de limpiarle las orejas a un perro si está estresado o luchando: esto podría molestar a tu perro y también podría lastimarse. En su lugar, llévalo al veterinario.

 

¿Qué necesitas para limpiarle las orejas a un perro?

Antes de comenzar a limpiar las orejas de tu perro, asegúrate de tener lo siguiente:

  • Algodón húmedo o almohadillas de algodón.
  • Limpiador de oídos para perros (nunca uses productos destinados al uso humano).
  • Una toalla limpia.
  • Un segundo par de manos (especialmente útil si tu perro no está acostumbrado a que le manejen las orejas).
  • Muchas golosinas para después de la limpieza de oídos.
  • También es importante que nunca uses bastoncillos de algodón (cotonetes) para limpiar las orejas de tu perro, ya que pueden insertarse demasiado en el canal auditivo y causar daños.

 

Cómo limpiarle las orejas a un perro

 

Guía paso a paso para saber cómo limpiarle las orejas a un perro:

Paso 1: asegúrate de que tu perro esté cómodo, luego levanta la oreja, sosteniéndola entre el pulgar y el índice para ver bien dentro de la oreja.

Paso 2: examina el oído y verifica si hay enrojecimiento, secreción o mal olor. Si hay una cantidad muy grande de cera, las orejas están muy rojas o parece que hay pus o un olor maloliente, es un signo de un problema y requerirá atención veterinaria.

Paso 3: limpia suavemente la entrada de la oreja con algodón húmedo, esto eliminará la suciedad o el exceso de cera.

Paso 4: inserta la punta de su limpiador auditivo para perros en el canal auditivo, asegurándote de no insertarlo demasiado lejos, luego aprieta la botella para liberar el limpiador auditivo.

Paso 5: masajea la base del oído para ayudar al limpiador a pasar al canal auditivo.

Paso 6: retira cualquier exceso de limpiador con algodón húmedo.

Paso 7: repite el proceso para el otro oído.

Si tu veterinario te ha dado gotas para los oídos, lo mejor es aplicarlas dentro de un período corto después de que hayas terminado de limpiar los oídos.

 

Señales de que tu perro tiene una infección de oído

Tu perro mostrará orejas sensibles al tacto y estarán rojas e inflamadas. También pueden sacudir la cabeza con regularidad o tratar de rascarse las orejas, ya que les resultará increíblemente irritante. También, notarás una secreción proveniente del oído que podría tener mal olor o un color inusual.

Los ácaros también pueden ser la causa de infecciones del oído en tu perro. Si hay ácaros, pueden tener grumos de café molido, gruesas costras negras o rojas/marrones y rasguños y cortes en y alrededor de las orejas.

Si crees que tu perro tiene una infección, asegúrate de llevarlo al veterinario de inmediato y podrán recetar antibióticos y gotas para los oídos, para eliminar cualquier infección bacteriana o por hongos.

Ahora que ya sabes cómo limpiarle las orejas a un perro, asegúrate de revisar sus oídos regularmente y siempre mantente atento a cualquier aspecto inusual, y en caso de ser así, acude al veterinario con tu mascota.