Cómo hacer una composta en casa con heces de perro y gato

Cómo hacer una composta en casa con heces de perro y gato - Purina

¿Sabías que 1 de cada 7 hogares en México cuenta con una mascota?

Si bien eso habla del amor que le tienen los mexicanos a los animales, también sugiere un problema en crecimiento si consideramos la cantidad de desechos fecales que generan, de los cuales más del 70 % son producidos por perros y gatos, según datos del INEGI de 2021. Sólo en la capital de nuestro país se generan diariamente más de 600 toneladas de heces de perros y gatos, las cuales rara vez tienen un tratamiento correcto y terminan por convertirse en polvo, lo que contamina el aire que se respira.

Es debido a este problema que muchos dueños comienzan a optar por alternativas para manejar las heces de sus mascotas de una forma más responsable, una de las cuales es transformarlas en composta para usarse como abono casero para plantas.

¿Qué es la composta?

Una composta es el resultado de un proceso de descomposición de materia orgánica con el objetivo de obtener abono para nutrir la tierra. Esto se logra a través de la intervención de microorganismos. En este caso, es posible someter a las heces de tu mascota a un proceso de degradación mediante un tratamiento que puedes realizar desde tu propio hogar con materiales sencillos y fáciles de conseguir. Pero deberás de hacerlo adecuadamente para evitar la contaminación de tu ambiente.

¿Por qué hacer una composta?

La principal razón para hacerla es dar un manejo responsable a los residuos fecales de nuestra mascota; sin embargo, la materia resultante puede servir para abonar nuestro jardín y con ello ayudar al crecimiento de las plantas.

Cómo hacer una composta en casa con heces de perro y gato - Purina

Cómo hacer una composta en casa

Lo primero que te recomendamos es que la hagas solo con desechos de tus mascotas, ya que incluir de otros animales (o incluso de personas) abre la posibilidad de infectar tu composta y generar un cultivo de patógenos que pondrán en riesgo tu salud. Habiendo dicho esto, continuamos con las siguientes indicaciones.

Del mismo modo, también te sugerimos que antes de que comiences este proyecto lleves a tus mascotas al veterinario y realicen un chequeo general, ya que él podrá determinar si la salud de tu amigo no está en un punto en el que sus desechos resulten un problema mayor.

Para formar una composta la estructura principal es muy sencilla. Necesitarás un recipiente de gran capacidad con forma tubular y tapa, se recomienda que sea de unos 100 litros; un bote grande de plástico para basura puede funcionar muy bien.

Los componentes primordiales serán: una cantidad considerable de aserrín, en proporción será equivalente a la mitad de la materia fecal que se tratará; pasto u hojas secas que servirán como composta vegetal, aproximadamente la mitad del volumen del aserrín; y por último, se necesita de un agujero del diámetro del tubo o bote en alguna zona de tierra.

Para armar la composta deberás buscar una zona alejada del paso principal, ya que los olores que se generen serán desagradables. También deberás quitarle la base inferior al bote o estructura tubular, esto es con el fin de que el interior del objeto esté conectado con la tierra. Para proseguir, se deberá enterrar el recipiente sin que el interior se llene, sólo deberá estar conectado.

En el interior del tubo se colocará una capa de heces de mascota seguida de otra capa de aserrín mezclado con las hojas o el pasto secos; sobre esta se volverá a colocar más heces, seguidas de otra capa de aserrín y hojas, y así consecutivamente hasta llenar el recipiente. Lo usual es que deposites directamente las heces de tu mascota usando una pala para recogerlas, pero si piensas usar bolsas asegúrate de que sean compostables y no atarlas para evitar que los gases emitidos se queden encerrados en su interior.

Deberás dejar que el proceso se haga de forma natural, sin remover las capas durante cinco meses, esto con el fin de que se eliminen la mayor cantidad de bacterias que pudieran poner en riesgo la salud; después de este tiempo, podrás remover la composta.

Existen algunas opciones que te facilitarán la tarea, ya que en el mercado actual podrás encontrar tiendas que ofrecen las estructuras para realizar la composta con los desechos de tus mascotas.

A nuestras mascotas queremos darles siempre los mejores cuidados y llenarlas de cariño, pero también es favorable pensar en cómo actuar de forma responsable con nuestras acciones y el impacto que tienen en nuestro entorno. Personas y mascotas podemos vivir en un mundo mejor.

Para generar más acciones a favor del medio ambiente, te recomendamos leer la siguiente nota: 5 formas para reducir el impacto ambiental de las mascotas.