¿Gato gordo? Cómo saber si tu gato tiene sobrepeso

¿Gato gordo? Cómo saber si tu gato tiene sobrepeso

Tu amigo felino es más feliz y está más sano cuando está en su peso óptimo. 

Puede ser complicado saber si tu gato tiene sobrepeso, sobre todo si es de pelo largo; además, dependiendo de la raza, algunos gatos son más robustos que otros por naturaleza.

Si aún tienes dudas o si crees que tu gato sufre sobrepeso, habla con tu veterinario. Es importante que lo hagas antes de comenzar a hacer modificaciones en su dieta, ya que el sobrepeso puede deberse a una enfermedad subyacente, más que a un apetito hiperactivo.

¿Cómo saber si un gato está gordo?

Empieza por pesar a tu gato

Pesar a tu gato en casa es una manera sencilla de controlar su peso. Solo tienes que sostenerlo en brazos mientras te pesas tú y, a continuación, restar tu propio peso: la cifra resultante será el peso del gato.

Te recomendamos no confiar y basarte únicamente en esta cifra, ya que un correcto chequeo de su estado físico te permitirá entender mucho mejor su estado de salud en general.

Ayuda a tu gato perder peso

Si ya sabes que el exceso de peso de tu mascota no se debe a ninguna enfermedad, y ya has hablado con tu veterinario sobre una dieta adecuada, puedes empezar a modificar sus hábitos alimenticios.

Para empezar, suspende durante dos semanas todos los caprichos y golosinas, incluida la leche para gatos. Te puede parecer que estás siendo injusto, pero es lo mejor que puedes hacer de cara al futuro si tu gato tiene sobrepeso. Asegúrate de que todos los miembros de tu familia siguen las nuevas normas ¡sin hacer trampas! Si tienes varios gatos, sería buena idea alimentar a tu gato con sobrepeso por separado para evitar que robe las sobras de los demás.

También es buena idea dividir la comida del gato con sobrepeso en porciones pequeñas y frecuentes, para evitar que pase hambre. Asegúrate de hacer un seguimiento de qué y cuánto come tu gato. Tu veterinario puede recomendar reducir la cantidad de comida o cambiar a una dieta especial baja en calorías, incluso se puede tomar un programa de adelgazamiento en el que podrás hacer un seguimiento de la pérdida de peso de tu gato, y recibirás mucha ayuda y consejos por parte de tu veterinario para mantener siempre saludable y en forma a tu gato.

A las dos semanas, comprueba de nuevo su estado físico y continúa con la dieta hasta alcanzar la forma física y el peso ideales. Intenta que adelgace de manera lenta y constante, ya que una pérdida de peso rápida es peligrosa y puede indicar la existencia de un problema subyacente grave.

Cuando alcance su forma y peso perfectos, ajusta cuidadosamente la cantidad de comida para estabilizar su peso de cara al futuro.

¿Gato gordo? Cómo saber si tu gato tiene sobrepeso

Considera un alimento para gatos bajo en calorías

Si tu gato sigue luchando con su peso, podrías considerar las ventajas de basar permanentemente su dieta en un alimento bajo en calorías formulado especialmente para este fin.

Estas dietas son menos concentradas y tienen un contenido calórico más bajo, por lo que podrás dar a tu gato una ración de tamaño similar a la que comía anteriormente. Aunque son más bajas en calorías, estas dietas están enriquecidas con todos los nutrientes esenciales que tu gato necesita; así pues, aunque tengas que reducir su cantidad de comida, podrás estar seguro de que sigue recibiendo todo el alimento que necesita.

Si ya estás alimentando a tu gato con una dieta recomendada por tu veterinario, recuerda hablar con él antes de cambiar a otra comida para que pueda brindarte consejos y recomendaciones para una transición exitosa.

Es peligroso hacer pasar hambre a tu gato como solución para su sobrepeso, ya que eso puede provocarle problemas de salud muy graves. Si reduces la ingesta habitual de tu gato por encima del 10-15%, estarás negándole el correcto equilibrio de vitaminas y minerales esenciales, lo que podría ocasionar problemas como la lipidosis hepática, una enfermedad hepática grave, incluso letal, que puede deberse a una restricción alimenticia.

Incentiva la actividad física en tu gato para ayudarlo a estar saludable

La comida es solo uno de los factores que intervienen en la salud y estado físico a largo plazo: el estilo de vida de tu gato con sobrepeso también influye en su peso. En concreto, falta de actividad física puede hacerle engordar; por tanto, debes animarle a hacer ejercicio para quemar el exceso de energía.

Te compartimos cuatro ideas para mantener a tu gato activo:

1. Es conveniente dedicar un tiempo diario al juego.

Por ejemplo, cazando una pelota o “pescando” algún juguete.

2. Utiliza torres para escalar y rascar.

Resultan muy interesantes para los gatos y los animan a hacer ejercicio.

3. Adapta tu jardín para poner a tu gato en acción.

Si tu gato pasa todo el día en casa, Piensa en construir una valla para el jardín o un pequeño corral donde tu gato pueda estar al aire libre y hacer más ejercicio.

4. Existen bolas especiales para juego y alimentación.

Con ellas tu gato tendrá jugar para poder sacar la comida que hay en su interior. También puedes colocar la comida en la parte superior de las escaleras o de la torre de juegos para obligarlo a moverse.

¿Cómo saber si un gato está gordo? Una correcta pérdida de peso debe ser lenta y gradual, y puede durar meses. No te estreses, ten paciencia y sigue los consejos del veterinario. Recuerda que contar con el peso ideal es indispensable para que tu gato tengo una mejor calidad de vida.