Celo en gatitas: ¿Cómo tratarlo?

Comienza el instinto sexual y el primer celo en las gatitas.jpg

¿Tu gatita está creciendo muy rápido? Es posible que ya no sea una pequeña que explora su nuevo mundo y que su cuerpo comience a prepararse para ser mamá; sin embargo, el que su cuerpo comience a madurar sexualmente, no significa que deba ser madre muy pronto.

A continuación, te compartimos lo que debes saber sobre el desarrollo sexual de tu gata.

Pubertad en gatos

Los gatos crecen con rapidez. Después de los 6 meses de edad tu gata empieza a sentir atracción sexual y todo su comportamiento cambia, se vuelve un felino más rebelde; en gatos machos esta etapa puede empezar a los 6 o 7 meses y a los 5 u 8 meses en gatas hembras. Por otra parte, no es recomendable que tengan a sus primeras crías durante esta etapa temprana, ya que su cuerpo no ha terminado de desarrollarse por completo; es por ello que se debe tener especial atención para evitar que la gatita escape y tenga un apareamiento.

Cambios de comportamiento

Después del primer medio año de vida y durante los periodos de celo, el comportamiento de tu felina cambiará de forma notoria. Es común que se presente un aumento de los maullidos, además, buscará frotar su cabeza o cuello sobre muebles o con las piernas de las personas.

Dependiendo de la gata podría manifestarse más agresiva o afectuosa de lo normal, así como el aumento de movimientos con las patas.

Celo en gatos

Normalmente las gatas entran en celo en función de las estaciones del año; sin embargo, en el hemisferio norte, el ciclo de las gatas va desde el comienzo del año hasta finales de septiembre, y le sigue un periodo de inactividad sexual de entre tres y cuatro meses. No obstante, estos tiempos han cambiado últimamente en gatos domésticos, ya que su adaptación a los hogares modernos ha propiciado que el celo de las hembras felinas se genere cada 3 semanas aproximadamente y se prolongue durante todo el año independientemente de las condiciones climáticas.

El ciclo reproductivo de las gatas consta de 4 fases:

  • Proestro: esta fase dura entre 1 y 3 días. Se caracteriza porque la hembra comienza a atraer mediante su olor al macho, pero se muestra hostil si se acerca.
  • Estro: normalmente dura de 3 a 6 días. Es en esta fase en la que permite al macho que la monte y en la que puede quedar preñada. Si no fue fecundada, podría reiniciarse el ciclo reproductivo.
  • Anestro: si no cuenta con suficiente luz solar comienza una fase de inactividad sexual que dura entre 3 y 4 meses.
  • Interestro: este periodo suele durar una semana, se caracteriza por ser un momento de inactividad entre dos celos.

Sin importar en qué etapa se encuentre tu gatita, bríndale el apoyo, comprensión y cariño que necesita.

Por otro lado, hay dueños que no desean pasar por esta etapa, por lo que el método de la esterilización o castración, resultará efectiva para evitar desde el celo hasta el embarazo de una gata.