¡Abraza a tu gato! Ronroneos y beneficios para tu salud

purina-abrazar-a-tu-gato

Para demostrar amor a nuestras mascotas a veces no es suficiente con una palabra dulce o un cariño en sus cabecitas peludas, más bien quisiéramos levantarlos en nuestros brazos y apachurrarlos con ternura.

Si eres dueño de un gato sabrás que, para llevar a cabo una acción como tal, se debe de analizar la situación previamente. Por lo que te compartimos algunos consejos para que el amor por tu minino sea bien recibido.

El afecto de los gatos

Sin duda alguna los abrazos son una de las mayores muestras de afecto donde ambas partes sienten una gran conexión, ya sea entre dos personas o, como en este caso, entre una persona y su mascota.

Dependiendo del temperamento de tu gato y de la relación que haya formado contigo, es como permitirá el grado de acercamiento. Pero no te preocupes si es que no le gustan los abrazos, esto no significa que tu gato no te quiera, ya que los mínimos pueden expresar su cariño de diversas formas, mismas que pueden ir desde un fuerte ronroneo hasta una tierna mirada.

¿Cómo saber si mi gato aceptará un abrazo?

Como cada persona, cada gato puede ser muy distinto del otro, y también, como cada relación, un dueño de un gato debe de tomarse su tiempo para analizar las reacciones de su minino y aprender cómo es su personalidad y con esto, encontrar la mejor forma para convivir en armonía. Hay gatos que sólo permiten que les “hables bonito” y que prácticamente no permiten ningún de contacto, mientras que hay otros felinos que estarán todo el día encima de ti pidiéndote cariñitos.

Si consideras que tu gato aceptará bien los abrazos, puedes tomar en cuenta los siguientes puntos como señal de que está predispuesto a recibirlos:

  • Si se frota por tus piernas.
  • Si te acercas a él y se recuesta o se pone boca arriba.
  • Si el ambiente es tranquilo y seguro.

Y para levantarlo y abrazarlo de forma adecuada, sigue los siguientes pasos:

  1. Levántalo poniendo tus manos por debajo de sus axilas.
  2. Acércalo hacia ti de forma tranquila y observando su conducta.
  3. Bríndale apoyo sosteniendo sus brazos o cabeza con una mano y sus patas traseras con la otra mano.
  4. Ahora sí, a dar esos lindos abrazos.

Si al momento en que intentas abrazar a tu gato se aleja o no está tranquilo, podría reaccionar de forma agresiva, como es seguro que no querrás recibir arañazos, es preferible que le des su espacio y lo intentes en otro momento. Además, si tratas de abrazarlo por la fuerza, ten por seguro que en próximos intentos escapará desde antes de que lo intentes.

Hablemos de los beneficios

Mucho se dice de las ventajas que las mascotas pueden ofrecer a las personas, las cuales empiezan por la compañía y se van sumando hasta hablar de responsabilidad y un aumento en la actividad física, por mencionar algunas. Pero también, el afecto mutuo ofrece beneficios para la salud, como disminuir los niveles de estrés o mejorar la autoestima. Un abrazo, además, puede fortalecer los vínculos entre las personas y sus mascotas.

Otras formas de decirle “te quiero”

Aun cuando tu gato no se deje abrazar (o no tan seguido), también existen otras formas para demostrarle tu enorme cariño. Intenta hacer lo siguiente:

  • Cepíllalo de forma suave y en las zonas que notes que más le gustan.
  • Ofrécele premios comestibles de manera equilibrada con su dieta.
  • Dedícale un tiempo al día para jugar con él.
  • Háblale con palabras de cariño, tu voz y tu olor son los principales indicadores para que tu gato identifique que eres tú, y no tanto por la vista.

El Fondo Internacional para el Bienestar de los Animales nos recuerda la importancia de mantener el cuidado y la atención médica de nuestras mascotas, promoviendo la vacunación y esterilización para evitar enfermedades y sobrepoblación fuera de los cuidados de un hogar responsable.

Así que ya sabes, cuida y abraza a tu gato… si es que te lo permite.