¿Cómo modificar la dieta de mi gato?

Cómo modificar la dieta de mi gato.jpg

Mantener la salud de tu gatito es una responsabilidad que debes compartir con él, ya sea procurando un hogar seguro, chequeos regulares con el veterinario o brindándole una alimentación con todos los nutrientes que requiere en un balance óptimo. Por otra parte, cada gato es diferente a otro, no sólo en su físico, sino en sus necesidades nutricionales, lo que significa que puede que sea necesario un alimento especial para él.

Normalmente un buen alimento bastará para cubrir con la cantidad de nutrientes que requiere; sin embargo, un cambio en su estilo de vida o en su edad podría generar que su metabolismo se altere, lo que significa una cosa: una dieta diferente.

¿Cuándo es necesario cambiar la dieta?

Cuando se habla de cambiar una dieta es común pensar en sobrepeso, el cual es un padecimiento común en gatos con hábitos alimenticios negativos, como la ingesta de comida para humanos, ya que contiene niveles de grasa diferentes a las que requieren. Este padecimiento puede traer problemas de salud mayores y reduce su movilidad y calidad de vida.

Otros felinos pueden presentar alergia a ciertas proteínas contenidas en los alimentos comunes, por lo que se debe hacer una visita al veterinario para evaluar el caso y retirar de su dieta los alimentos que la causan.

Los gatos nos han acompañado durante muchos años y su estilo de vida se ha adaptado con el nuestro. Aunque, su salud es la que cambia cuando esto sucede, sobre todo en estos tiempos de sedentarismo en los que nuestros felinos amigos pasan todo el día dentro de un departamento. En estos casos se requiere de dietas diseñadas para gatos de interior con niveles más elevados de proteína y menores de grasa, así como otros ajustes nutricionales para mantenerlos en forma.

¿Cómo hacer el cambio?

Este cambio debe hacerse de forma gradual; si lo haces de la noche a la mañana, tu gato podría rechazarlo y dejarlo por ahí sin comerlo. Comienza por colocar una porción de un cuarto del nuevo alimento y tres cuartos del alimento anterior; conforme pasen los días y su paladar se acostumbre, podrás sustituir porciones mayores del nuevo alimento.

En los casos de sobrepeso procura reducir de forma gradual el tamaño de las porciones y establecer horarios de comida fijos.

Sin importar cuál sea el padecimiento o condición de tu gatito, en Purina hemos dedicado esfuerzos de investigación para formular una amplia gama de alimentos diseñados para ayudarlos a controlar diversos problemas de salud. Entre nuestras opciones podrás encontrar el que tu gato necesita.