Problemas de oídos en perros

Problemas de oídos en perros

Las orejas de tu perro realmente se benefician de un chequeo regular, que es algo que puede compartir con él como parte de una rutina de aseo agradable.

 

Mantente atento a cualquier cambio en la salud del oído de tu perro. Las orejas de tu perro siempre deben estar limpias y sin ninguna descarga cerosa gruesa de color marrón o verde. Tampoco debe haber enrojecimiento, picazón u olores inusuales provenientes de ellas.

El comportamiento inusual en tu compañero canino también podría indicar un problema. Si comienza a rascarse las orejas con frecuencia, sacude la cabeza más de lo normal, sostiene la cabeza hacia un lado o se frota un lado de la cara a lo largo de la alfombra o la hierba, lo mejor es llevarlo al veterinario para un examen minucioso del oído.

Los problemas graves de las orejas y las infecciones del oído en perros pueden tener un efecto más grave, como la pérdida del equilibrio, que puede ser angustiante para ambos (toma en cuenta que la pérdida de equilibrio también puede deberse a otras causas, así que siempre visita al veterinario para obtener asesoramiento en esos casos, de esa manera sabrás si algo más está mal).

 

Causas de los problemas del oído del perro

 

Hay muchas razones por las cuales pueden ocurrir problemas de oído en los perros, y muchas incluyen:

  • Infecciones debidas a bacterias.
  • Infecciones por hongos.
  • Parásitos como los ácaros del oído.
  • Cuerpos extraños como semillas de hierba.
  • Crecimientos o tumores.

La forma del oído interno de tu perro también puede contribuir al desarrollo de infecciones del oído. Los perros tienen canales auditivos largos en forma de L que atrapan fácilmente la suciedad y la humedad cuando exploran el aire libre. Las razas con orejas largas y flexibles o perros a los que les encanta nadar con frecuencia son las más susceptibles a los problemas de oído, pero aún es común en muchas otras razas también. A menudo, no hay nada que puedas hacer para garantizar que tu perro no desarrolle problemas de oído, pero hay muchas maneras de ayudarlo.

 

Tratamiento de infecciones del oído en perros

Algunas infecciones del oído en perros pueden tratarse de manera relativamente rápida y exitosa, mientras que otras pueden necesitar un tratamiento regular e intermitente o incluso un tratamiento a largo plazo.

En algunos casos, si tu perro tiene problemas de piel, sus orejas también se verán afectadas. El veterinario podrá examinar las orejas de tu perro de manera segura y aconsejarte sobre cualquier prueba o tratamiento que pueda ser necesario.

 

Ayudando a prevenir problemas de oído en perros

Para minimizar la aparición de infecciones de oído en tu perro, simplemente mantén sus oídos limpios y verifícalos regularmente para detectar signos de secreción u olor inusual.

Si tienes una raza hermosa de orejas largas, se beneficiarán especialmente de la limpieza regular de los oídos con limpiadores especiales para los oídos y gotas para los oídos de perro según lo recomendado por tu veterinario. Recuerda que además de ser uno de sus sentidos más agudos, el oído es un área muy delicada y sensible para los perros. Como el tímpano se puede perforar fácilmente, nuestros expertos en Purina® recomiendan que no limpies el canal auditivo de tu perro con bastoncillos de algodón (isopos). Si no estás seguro, pregunta al veterinario cómo usar bolas de algodón y que te recomiende un limpiador de oídos adecuado que no cause irritación en la piel ni seque demasiado las orejas de tu perro.

Para los perros de pelo fino o aquellos con orejas de punta blanca, cuídalos en el verano y considera usar una loción de protección solar para perros para ayudar a prevenir las quemaduras solares (que pueden provocar cáncer de piel).

Aunque hay muchas cosas que puedes hacer para ayudar a mantener sanas las orejas de tu perro, hay algunas condiciones que no se pueden prevenir. Uno de ellos es la sordera, que afecta a muchos tipos diferentes de perros y puede ser causada por una variedad de factores. No hay necesidad de preocuparse: los perros se las arreglan muy bien con la pérdida auditiva, y con los cambios en la forma en que se los cuida.

 

Cuidar de sus oídos no sólo es cuidar las orejas de tu perro, también es cuidar de su bienestar y buscar una mejor calidad de vida para él y para ti.