Cuidado con el gato y su aseo

Purina® Cuidado con el gato y su aseo

Sus lenguas ásperas actúan como diminutos cepillos, eliminando el pelo muerto y distribuyendo aceites a través de su pelaje, pero también necesitan de tengas cuidado con el gato por su propio bien.

 

Gatos acicalados

Asear a tu gato es una parte importante de sus cuidados, lo ayuda a eliminar el pelo muerto y a mantener su pelaje y piel sanos. Acostúmbralo desde pequeño para que sea una actividad que tu minino disfrute.

 

Considera lo siguiente para asear a tu gato:

 

El cepillado

La frecuencia depende del largo de su pelaje, las razas de pelo largo

necesitan más cuidados. Para hacerlo colócalo en tu regazo y dale a olfatear el cepillo. Comienza por la espalda y luego por los costados. También acarícialo y elógialo.

Cuando tu gato esté familiarizado y cómodo, cepilla su vientre, cola, orejas y otras áreas sensibles.

Aprovecha el momento para examinar sus garras y dedos de los pies. Luego ve sus orejas, abre su boca y revisa dientes y encía. Finaliza con muchos cariños.

 

Recortar las garras

Cuando tu gato trepa a un árbol o usa su rascador, puede arrancar la capa exterior de una de sus garras, esto es normal. Sin embargo, los gatos que viven en interiores y los de mayor edad pueden necesitar una limpieza ocasional.

Si sospechas que una garra está creciendo en su almohadilla, llama al veterinario.

 

Cuidado con el gato adicional:

  • Comprueba que las orejas de tu gato estén limpias y huelan frescas. Si están sucias, huelen mal, están enrojecidas, pican o si tu gato sacude la cabeza, llévalo al veterinario. Los ácaros del oído son un problema común.
  • Pasa las manos por todo su cuerpo.
  • Busca rasguños, bultos, protuberancias o manchas.
  • Revisa sus ojos y nariz y contacta al veterinario si notas secreción o enrojecimiento.
  • Echa un vistazo debajo de su cola. La parte trasera debe estar limpia.
  • Finalmente, pasa tu mano en sentido contrario a su pelo y ve si hay signos de parásitos o pulgas.