¿Cómo saber qué tipo de gato elegir?

Purina® ¿Cómo escoger un gato?

Si quieres tener un felino y no sabes cómo escoger un gato, deberás tomar algunas decisiones importantes: mestizo o de pedigree.

 

La principal ventaja de adquirir un gatito o gato de pedigrí es que sabes bien qué tipo de mascota tendrás. El tamaño, la personalidad e incluso problemas de salud de la raza. Considera la diversidad de razas que hay antes de tomar una decisión. Pide la información necesaria al criador.

 

También puedes buscar gatos con pedigree en los refugios, visita varios que sean confiables y revisa las condiciones en que se encuentran.

 

¿Cómo escoger un gato? ¿Gatito o gato adulto?

¡Es difícil resistirse a un gatito nuevo! Son tiernos, juguetones, traviesos e inquisitivos. Al mismo tiempo, exigen mucha vigilancia y atención. ¿Estás preparado para invertir el tiempo y la energía necesarios para cuidar a un gatito joven? Por otro lado, los gatos adultos también son juguetones, y su personalidad ya se ha desarrollado. En general no inviertes tiempo en cuidarlos.

 

Hay muchas cosas que debes tener en cuenta al elegir a tu felino: personalidad, tolerancia, nivel de actividad y compatibilidad con tu familia, ¡solo para empezar! Observa que se vea saludable. Debe tener ojos brillantes y claros, así como dientes blancos. Las orejas deben estar libres de cera gruesa marrón o negra, sus uñas lisas y el pelaje sedoso y brillante sin ninguna evidencia de pulgas. No debe haber signos de secreción nasal u ojos llorosos. Pregunta por las vacunas y pide el documento que acredita que se las hayan aplicado.

 

¿Cómo escoger un gato? ¿Macho o hembra?

Tanto los gatos machos como las hembras son mascotas brillantes, y sólo hay unas pocas diferencias de comportamiento entre ellos. Los machos pueden ser tan amorosos como las hembras. Las diferencias generales entre los géneros son:

  • Los machos son poco más grandes que las hembras.
  • Si no están castrados a menudo desarrollan algunos hábitos antisociales, tales como vagar fuera de casa y meterse peleas.
  • Las hembras sin castrar pueden ser difíciles de mantener en interiores cuando entran en celo. También pueden quedar embarazadas, así que hay que considerar esterilizarlas.