Problemas alimentarios en los gatos

A diferencia de los humanos, algunos de estos alimentos pueden ser muy dañinos para él

Existen diferentes tipos de comida para tu gato y deberás siempre elegir el que mejor se ajuste a su etapa actual de la vida y a través de consultas con tu veterinario, uno que además cubra las necesidades nutricionales especiales o no que pueda tener. Pero hay otros tipos de alimentos que también es importante conocer en profundidad ya que al igual que los humanos, los gatos también pueden tener alergias alimentarias.

purina-pro-plan-problemas-alimentarios-en-los-gatos

 

Alimentos que debes evitar:
- Cebollas: contienen sustancias que pueden destruir los glóbulos rojos de un gato y así provocarle anemia.
- Ajo: puede causar malestares estomacales y también puede afectar los glóbulos rojos.
- Chocolate: tu gato puede correr peligro de muerte en algunos casos. No solo produce vómitos y diarrea, también puede generar una arritmia o irregularidades cardíacas, ataques e incluso puede causar la muerte si un gato ingiere grandes cantidades.
- Productos lácteos: puedes sorprenderte al leer esto pero tal como los humanos, los gatos adultos también pueden ser intolerantes a la lactosa. Este tipo de productos pueden generarle diarrea y malestares estomacales.
- Café, té, bebidas energizantes: la cafeína puede hacer que tu gato se agite y esto puede provocarle espasmos musculares o incluso palpitaciones.
- Carne cruda: las infecciones de salmonella, campylobacters y E coli pueden producirle vómitos y diarrea.

Reacciones alérgicas
Las alergias alimentarias son raras en los felinos pero si crees que puede llegar a tener alguna reacción a un alimento, llévalo al veterinario para confirmarlo para que te ayude a buscar soluciones para el bien de la nutrición de tu gato. Esta investigación puede llevar un tiempo y ciertos sacrificios para poder seguir una dieta estricta que permita confirmar o descartar esta alergia y otras que pueda tener. Si el veterinario logra dar con la causa de la alergia, deberás eliminarla de la dieta de tu gatito y optar por un nuevo régimen alimentario.